Mentalidad de Reino

Receta para un Avivamiento



(Apostol: Clemente Pedraza)

Muchas veces me encuentro con personas que dudan de la bendición que en Cristo han recibido, esto suele suceder cuando no tenemos una revelación clara de cuál es el lugar que Cristo nos dio.
La iglesia de Cristo es una iglesia bendecida, si tu estas en Cristo implícitamente estas bendecido porque fuimos redimidos de la maldición de la ley.

[Gálatas 3:13] Cristo nos redimió de la maldición de la ley, hecho por nosotros maldición

Cristo nos ha dado el lugar más alto que la gracia de Dios nos pudo dar , el propósito de Dios para todo hombre más allá de vivir luchando es que viva en victoria, y Dios nos ha programado para ganar, tu eres un campeón, aun desde antes de nacer ya eras un campeón, recuerda que tu ganaste una carrera de más de 100.000.000 de espermatozoides, llegaste de primero y por eso estas en esta tierra.

Propósitos que se convierten en retos
Es común que se levanten retos delante de nosotros, desafíos en los que las circunstancias, tu familia, tu propio equipo, tus pensamientos, (tus recursos te dicen que fracasaras, no tienes los recursos, ya otros lo intentaron igual que tu y no lo consiguieron…) Pero cuando tú conoces tu posición en Cristo, te levantas y caminas hacia adelante porque sabes que en Cristo eres más que vencedor.
La visión de esta iglesia local es ser una iglesia de Adoración y Avivamiento, pero, para tenerlo se requiere que sus miembros sean verdaderos adoradores de los que aman a Dios con toda su mente su corazón y sus fuerzas, (los encargados de la adoración no son los músicos), toda la iglesia cuando se reúne debe superar el reto de adorar a Dios en espíritu y en verdad.
El Avivamiento en nuestra iglesia debe ser una misión (Una razón de ser y un motivo para existir),  avivamiento es fuego vigoroso en una iglesia, ciudad o nación y ese fuego es el fuego del Espíritu Santo.
En este lugar está a punto de entrar en un avivamiento poderoso atraído por la iglesia.

La unción, indispensable para un avivamiento.
“No hay unción sin avivamiento y no hay avivamiento sin unción”
La unción no es natural, no la puedes describir o explicar en lo natural, siempre que hay unción sobre una persona ocurren cosas sobrenaturales, si necesitas que ocurran cosas sobrenaturales, Necesitas la unción!

La unción es única y esta sobre las personas incluso hasta su muerte, el profeta Eliseo se llevó la unción a la tumba y sus huesos estaban ungidos.

[2 Reyes 13:21] Aconteció que estaban unos sepultando a un hombre cuando súbitamente vieron una banda armada; entonces arrojaron el cadáver en el sepulcro de Eliseo. Pero tan pronto tocó el muerto los huesos de Eliseo, revivió y se puso en pie.

La unción se manifiesta no solo en tu cuerpo sino en tu área de influencia, el apóstol Pedro sanaba enfermos con su sombra, la unción lleva el poder más allá de nuestro entendimiento.
Una iglesia sin unción es como un avión que tiene la tripulación lista, los pasajeros acomodados y que no ha sido cargado con combustible.
Puedes tener los recursos físicos, económicos, financieros y humanos para desarrollar una visión en la iglesia pero sin la unción estamos detenidos.

La unción nos transforma
En nuestra vida hay algunas cosas vida que nos impiden servir a Dios con excelencia pero cuando tienes la unción te transforma.

A Saúl la unción lo transformo.
[1 Samuel 10:6] Entonces el espíritu de Jehová vendrá sobre ti con poder y profetizarás con ellos, y serás mudado en otro hombre.

La unción del Espíritu Santo pudo transformar un hombre volátil y apresurado como Pedro, en un hombre que en su primer mensaje evangelístico logro con la unción convertir a más de 3000 personas.

La señal de la unción es que Dios está contigo. Los demás reconocieron la unción de Elias sobre Eliseo porque el mismo poder quedo sobre él.

[2 Reyes 2:14-16] Y tomando el manto de Elías que se le había caído, golpeó las aguas, y dijo: ¿Dónde está Jehová, el Dios de Elías? Y así que hubo golpeado del mismo modo las aguas, se apartaron a uno y a otro lado, y pasó Eliseo.
Viéndole los hijos de los profetas que estaban en Jericó al otro lado, dijeron: El espíritu de Elías reposó sobre Eliseo. Y vinieron a recibirle, y se postraron delante de él.
La unción viene para romper ataduras, libera tu vida.

[Isaías 10:27] Acontecerá en aquel tiempo que su carga será quitada de tu hombro y su yugo de tu cerviz, y el yugo se pudrirá por cuanto tú eres mi ungido.

La unción viene para hacer una versión mejorada de nosotros mismos.

El avivamiento no se pide, se produce, avívate!!!
..:: Mensaje ministrado el Domingo 26 de Sept. 2010 ::..

Fe para recibir perdón

Vergüenza vs Gracia

La manera como afrontamos la vida depende directamente de qué lugar creemos que ocupamos en ella.

La culpa es una de las cosas que más limita a las personas, genera vergüenza, y este sentimiento si no es procesado de manera correcta y se queda en nuestras mentes demasiado tiempo, puede generar frustraciones y sentimientos de temor contarios al propósito de Dios.

Gracia es un don o regalo que no hemos pedido y que tampoco merecemos, es lo que se da por voluntad de quien la ejecuta.

Efesios 1:5-7
Por su amor, nos predestinó para ser adoptados hijos suyos por medio de Jesucristo, según el puro afecto de su voluntad, para alabanza de la gloria de su gracia, con la cual nos hizo aceptos en el Amado. En él tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados según las riquezas de su gracia.

¿Porque Dios nos da su Gracia?

La gracia que hemos recibido de Dios nació de su propia voluntad, lo único que movió a Dios para perdonarte fue su propio amor por ti, Dios te perdona porque te ama, así de simple.

Lucas 7 (LBLA)
37 Y he aquí, había en la ciudad una mujer que era pecadora, y cuando se enteró de que Jesús estaba sentado a la mesa en casa del fariseo, trajo un frasco de alabastro con perfume;
38 y poniéndose detrás de El a sus pies, llorando, comenzó a regar sus pies con lágrimas y los secaba con los cabellos de su cabeza, besaba sus pies y los ungía con el perfume.
44 Y volviéndose hacia la mujer, le dijo a Simón: ¿Ves esta mujer? Yo entré a tu casa y no me diste agua para los pies, pero ella ha regado mis pies con sus lágrimas y los ha secado con sus cabellos.
45 No me diste beso, pero ella, desde que entré, no ha cesado de besar mis pies.
46 No ungiste mi cabeza con aceite, pero ella ungió mis pies con perfume.
47 Por lo cual te digo que sus pecados, que son muchos, han sido perdonados, porque amó mucho; pero a quien poco se le perdona, poco ama.
48 Y a ella le dijo: Tus pecados han sido perdonados.

Esas son las riquezas de su gracia, no recibiste el perdón por lo que hiciste o dejaste de hacer, sino por lo mucho que te ama el Señor.

La culpa

Cuando fallamos, tenemos una “alarma” interna que nos dice todo el tiempo que lo que hicimos estuvo mal y empieza a pesar en nuestras mentes (alma) y nuestras consciencias (espíritu) generando un sentimiento (en nuestra alma) de culpabilidad, ese peso constante nos obliga a pedir perdón.

Pero cuando has pecado y no te duele pero sabes que hiciste mal?
Es tu consciencia (espíritu) presionando la alarma por el pecado, pero tu no te sientes (alma) arrepentido o no te duele haberlo hecho, en tus pensamiento no hay peso, solo “sabes” que está mal. ¿Qué hacemos?
Es el mejor lugar para recibir la gracia de Dios porque lo haces con plena conciencia de pecado y no solamente empujado por el desespero de un remordimiento que no te deja en paz. Así que puedes arrepentirte (cambio de conducta) y decidirte a dejar esa conducta y pedir perdón por medio de la sangre de Cristo que fue derramada por tus pecados.

Tu perdón no va a venir. Tu perdón ya vino.

Entender la gracia de Dios. Es buscar el perdón para apartarse del pecado. Porque si el pecado me aleja de Dios. El perdón me acerca a Dios y me aleja del pecado.

El misterio de la voluntad de Dios

Efesios 1:9
Él nos dio a conocer el misterio de su voluntad, según su beneplácito, el cual se había propuesto en sí mismo

El misterio del que habla Pablo es Cristo y el evangelio de salvación que había de venir a los que creyeran en él, Dios se había propuesto salvarnos y para salvarnos necesitaba perdonarnos, para la religión le es imposible creer que la salvación es por gracia, si tratas de obtener perdón de Dios por lo que haces, estas en un error, no hay nada que puedas hacer para que Dios te ame más, sencillamente no puedes merecer su perdón, por eso el nos los da gratuitamente a través del sacrificio de Cristo.

Frase clave: Entender la gracia de Dios. Es buscar el perdón para apartarse del pecado.


Pastor: Caleb Pedraza
Miércoles 22 Septiembre / 2010

Buscar en este blog

Cargando...

About

Blogger templates